Jewish heritage

About Tour

The Jews of Ukraine and Moldova, along with others in the successor states of the old Russian Empire, have been at the center of some of the most dramatic events of modern history: the I and II World Wars, the Holocaust, revolutions, pogroms, political liberations, repressions, the breakup of the Soviet Union and the establishment of independent states. Jews in these countries have gone through dizzyingly rapid changes in economic and social mobility. There are many places you may visit - synagogues, memorials, schools, Jewish history museums, libraries and Jewish cemeteries. Today, Jewish communities of Moldova and Ukraine are witnessing great renaissance.

1 er día

2 º día

3 er día

Last Jewish experiences in Moldova and departer

Visitas incluidas:

  • Transfer to the International airport in Chisinău.

Visitas opcionales:

Beltsy city is the biggest industrial and cultural center in the Northern part of Moldova. According to some sources, the first Jews appeared in this region of Moldova at the beginning of the 10th century. In 1580, the locality later named Beltsy was formed around a small Jewish tavern - korchma. During the second part of the 19th century, Jews made up more than 50% of the population in Beltsy and small surrounding settlements. Starting with 1989, the Beltsy Jewish community is the second biggest community after Kishinev as well as the regional center for 49 small towns and villages in the North of Moldova. Jewish population is 2,000 (plus about 600 from Beltsy periphery). Since 2000, the Beltsy community has a winning program with the Jewish Federation of Greensboro, NC that supports the main projects of the local Jewry.

  • Visit the synagogue and the Association of the Jewish Organizations of Beltsy, the "Hesed Yakov" Welfare Center, JCC, that serve the local community.
  • Visit the local synagogue, the cemetery and speak to the local Jewish community.

Comida incluida:
  • Breakfast

Lo qué Dice la jente

Más referencias ›

Podría darle al menos quince estrellas ... Cristina es una guía ejemplar, te hace conocer Moldavia como nadie. A la par, si no mejor, que aquellos que trabajan en destinos definitivamente más populares. Experiencia a realizar sin ninguna duda.

¿Alguna vez has querido hacer una gira de cultura, vino y comida? ¿En California? ¿Francia? ¿Italia? ¡Por favor, ten un poco de imaginación! Sea un poco aventurero y practique uno en Rumania y Moldavia.

Tuve la suerte de participar en una gira organizada por Ways Travel, durante la cual revisé las muchas maravillas de Rumania y Moldavia.

Nuestro grupo en el autobús era una pandilla internacional de nueve personas: un belga, un alemán, un noruego, un australiano, algunos estadounidenses de aleaciones étnicas interesantes y yo, doble ciudadano holandés y estadounidense. Qué puedo decir, fue una experiencia simplemente sentarse en un autobús con estas personas y escuchar sus historias de guerra e iniciarse en el funcionamiento de la industria de viajes detrás de escena.

El líder de nuestra tribu fue la fabulosa guía turística Victoria, que habla cuatro idiomas, inglés, alemán, ruso, rumano, una de esas personas que hace que una persona bilingüe simple como yo se sienta humilde y sin educación.

El viaje fue una sinfonía de historia, comida, bebida, música y baile. Bailando con los gitanos no menos. Te digo que fue fabuloso, embriagador. Tenemos historia: un vertiginoso torbellino de guerras, batallas y luchas sangrientas. De conquistas y anexiones, de ejércitos arrasando el campo, violando, saqueando y empalando. Escuchamos historias coloridas sobre las tribus dacias, el Imperio Romano, la Horda Roja, los Sajones, el Imperio Otomano, la era comunista bajo Ceausescu. Y no olvidemos mencionar al viejo Conde Drácula, Vlad el Empalador, que provenía de Transilvania. Realmente, merecíamos cada gota de hootch que conseguimos en el camino para recuperarnos de todas las tragedias que sufrimos indirectamente.

En Rumania nos encantaron las hermosas ciudades de Sibiu y Sighisoara. En Sighisoara extrañamos ver la casa donde nació Drácula porque se estaba filmando una película y la habían cerrado para los visitantes. Afortunadamente, tuvimos una degustación de licor y brandy para animarnos. Todavía no habíamos almorzado y nuestros estómagos estaban vacíos, lo que ayudó a levantar el estado de ánimo rápidamente.

Lo más destacado fue nuestra visita a la casa de una familia romaní en Transilvania y aprender más sobre su cultura y estilo de vida. (Puede leer una historia sobre esto en mi blog aquí.) No todos los gitanos son mendigos que viven en las calles de las grandes ciudades. Siempre es bueno estar desilusionado de tus prejuicios y nociones preconcebidas.

Nos alojamos en excelentes hoteles y cabañas, así como en un humilde albergue dirigido por un monasterio. Comimos comida de restaurante elegante, así como comida sencilla del pueblo. Vimos una arquitectura exquisita y alegre, visitamos catedrales opulentas y la modesta capilla subterránea del monasterio en Orhei Vechi, no lejos de Chisinau. El vino que fluía a través de las millas era una encantadora mezcla de lo bueno, lo malo y lo sagrado. El santo es el vino que probamos en un monasterio, bendecido por los sacerdotes. Desafortunadamente, la bendición no lo transformó en néctar de los dioses, pero la cena allí fue bastante gourmet, todo preparado a partir de alimentos cultivados por los monjes sin ayuda química.

También visitamos Transnistria, que es un lugar único, como la mayoría de ustedes ya sabrá. También es el hogar de la famosa fábrica de brandy Kvint y, si crees, fuimos allí para una degustación de brandy: siete variedades de brandy. Fue muy informativo, interesante e intoxicante. También era la hora del almuerzo, pero afortunadamente había comida. Eventualmente luchamos fuera de allí, de regreso en el autobús, cruzando la frontera que no es una frontera, y viajamos a las bodegas Purcari en el sur de Moldavia, donde nos trataron. . . lo adivinaste . . . Una cata de vinos. De diez tipos de vino. No cualquiera de las viejas aldeas tampoco. No, tenemos que beber el vino de reyes, reinas y zares. Nuestros hígados se ejercitaron ese día.

Me detendré aquí. Hubo más, mucho más, pero no quiero regalar todo, porque lo que debes hacer, realmente, es visitar el sitio web de Ways Travel en www.ways.md.

Qué vacaciones tan maravillosas. Todo estuvo bien organizado y salió bien.

La guía, Cristina, fue excelente, buen inglés y muy conocedora y entusiasta de que deberíamos ver todos los aspectos culturales y característicos de Moldavia.

La visita a la "familia" romaní fue fascinante, no una visita "familiar", sino una reunión con el jefe de familia romaní en su enorme casa adornada y rica, y tuvimos un delicioso jugo de cereza casero y tuvimos una sesión de preguntas y respuestas con él. Él, Robert, es pariente del rey romaní. Esto fue muy informativo, ya que estoy muy interesada en todos y en todo, pero los turistas deben estar interesados ​​en los romaníes y en su forma de vida; de lo contrario, ¡los comentarios no serían tan fascinantes!

La visita al pueblo de los "viejos creyentes" fue simplemente un excelente té de un samovar y pasteles, y una mujer muy agradable, la bibliotecaria y el custodio del museo.

En Gaugazia nos encontramos con el curador del museo y nuevamente una visión fascinante de la historia de Gaugazia.

Gran parte de nuestro disfrute y conocimiento fue realzado por Cristina, quien tradujo todo muy bien.

Las visitas a las bodegas fueron una revelación y la cata de vinos también. Recomiendo a los turistas que vayan a la bodega Cricova que usen ropa abrigada y una bufanda mientras se adentra en la "ciudad" subterránea para ver el vino almacenado.

Nos encantó la comida (y todo el vino).